Visión y Misión

Desarrollo y futuro.

misión

El Foro de Contrapartes es un espacio de diálogo y concertación constituido por instituciones privadas sin fines de lucro, promotoras del desarrollo en el Perú y socias de Agro Acción Alemana, inspiradas en un conjunto de valores compartidos –solidaridad, transparencia, honestidad y respeto, que busca influir en los decidores políticos económicos y sociales, tanto nacional como internacionalmente, para contribuir al desarrollo humano sostenible y a la construcción de una sociedad democrática, equitativa, intercultural y solidaria.

visión

La visión del desarrollo humano sostenible del Perú y las líneas de intervención del Programa. Para cumplir con su misión, y en concordancia con su enfoque de desarrollo humano sostenible con énfasis en las potencialidades del país, el Foro ha organizado su programa de trabajo de mediano plazo en cuatro grandes líneas de intervención que resumen los distintos ejes de acción que han mantenido hasta la fecha sus integrantes:

  • La generación y el incremento de capacidades y competencias de las mayorías pobres y excluidas con las que se trabaja, lo que supone incidir en la satisfacción de sus necesidades básicas, el fortalecimiento de sus organizaciones sociales en tanto protagonistas del desarrollo y el cambio social, la defensa y el respeto de los derechos humanos, la promoción de una educación para el desarrollo de competencias y la afirmación de los valores democráticos y de una ética fundada en ellos. Lograr competencias implica aprender a aprender, aprender a ser, aprender a hacer, a convivir, a emprender y a trascender.
  • La afirmación de las políticas que fortalezcan la ciudadanía y la gobernabilidad democrática de sus poblaciones objetivo, lo que implica incidir y participar activamente en la necesaria reforma del Estado orientándolo a promover el desarrollo como proceso concertado con la sociedad, alentando su descentralización, promoviendo la participación ciudadana para proponer y negociar planes, programas y políticas que garanticen su desarrollo sostenible en las distintas instancias de decisión y niveles territoriales, pero también para vigilar y controlar la gestión pública e incidir políticamente, alentando el liderazgo de las mujeres en los distintos espacios de decisión.
  • La promoción del desarrollo económico local, social y ambientalmente sostenible en sus ámbitos de intervención, lo que implica alentar procesos de largo plazo que aseguren la vinculación entre producción y generación de empleo para que el incremento de los ingresos sirva como una de las bases para mejorar la calidad de vida de las personas, promover cadenas de valor equitativas y eslabonamientos productivos, propiciar la articulación a los mercados en mejores condiciones e impulsar la conservación del medio ambiente como condición de sostenibilidad, basando estos procesos en el desarrollo de la persona con lo que implica en términos de valores, organización, cultura y desarrollo de sus capacidades.
  • La consolidación de una identidad nacional basada en la diversidad cultural que implica que la variedad biológica y cultural se integra en las políticas de desarrollo y se incorpora en el proceso de afirmación de las distintas potencialidades, siendo valorada y respetada en todos los ámbitos de la acción social. Supone, en consecuencia, la promoción y consolidación de una cultura ética y de valores, institucionalizada como base de la sociedad, lo que implica reorientar el proceso educativo, pasando de un enfoque de problemas a otro de potencialidades, así como alentar la responsabilidad social de los medios de comunicación de masas.